Para vecinos y comerciantes, el problema no es el centro sino cómo llegar a él

por Casco Histórico Rosario

La Asociación Casco Histórico reclama mejoras en la accesibilidad y dice que eso no lo contempla el plan del municipio. Proponen un transporte público fortalecido, trenes de cercanía y playones logísticos de carga y descarga de mercadería.

Después de analizar los proyectos para revitalizar el centro, enviados por el intendente Pablo Javkin al Concejo Municipal y que ya comenzaron a debatirse en la comisión de Planeamiento y Urbanismo, la Asociación Casco Histórico de Rosario concluyó que el plan oficial omite el nudo de la cuestión, es decir la accesibilidad de la zona. Por eso adelantó que exhortarán a las autoridades a fortalecer el transporte público motorizado y a reactivar los trenes de cercanía (corredores a Cañada de Gómez y a Casilda) para que puedan llegar potenciales consumidores desde localidades vecinas. Proponen asimismo la instalación de playones públicos logísticos de carga y descarga de mercadería para facilitar la actividad comercial.

La asociación reúne a dueños e inquilinos de negocios, vecinos y consorcios de edificios. Desde hace tiempo pugna por lograr mejoras para sectores estratégicos del microcentro y ahora además aspira a sumarse a la discusión pública a través de circuitos institucionales cuya reactivación reclaman, como un espacio de encuentro y debate que funcionaba en el Centro Municipal de Distrito Centro Antonio Berni. “Hemos pedido al Ejecutivo que se retome la mesa del centro, donde todas las partes interesadas discutían temas de interés para el área”, insistieron.

Los cuatro anteproyectos de ordenanza que Javkin remitió al Concejo involucran a las peatonales Córdoba y San Martín, a los corredores de las calles Maipú y San Juan, y a las playas de estacionamiento de una porción del área central, a las que se busca aprovechar porque se consideran subutilizadas. Se desprende de estas iniciativas una idea de zona céntrica donde convivan lo comercial con lo residencial, con menos cocheras y más bicicleteros, espacios verdes en las veredas y edificios de mayor altura para completar o sustituir las construcciones existentes.

Los cambios propuestos son básicamente la modificación de índices para construir más metros o darle otro destino a los solares que hoy ocupan cocheras. La única obra pública de impacto sería la extensión de la peatonal San Martín (desde la calle Santa Fe) hacia San Lorenzo, el resto es incentivo de inversión privada”, consideró la Asociación Casco Histórico.

Competencia insostenible

“El impacto a futuro de incentivar que cocheras y solares importantes del centro se transformen en paseos comerciales o minishoppings necesita un análisis particular, porque si seguimos promoviendo más oferta comercial sin respuestas contundentes a la accesibilidad a la zona se va a generar una competencia insostenible entre comerciantes por la misma masa de consumidores”, sostuvieron.

Y fueron más allá en sus argumentaciones: aseguran que durante la pandemia se derrumbó el mito de que el centro en su faz comercial puede sobrevivir gracias a las compras de los vecinos del barrio. “Con los vecinos como consumidores nos sobra un 40 por ciento de capacidad instalada de oferta comercial y de servicios, y si le sumamos locales o minishoppings se profundiza la sobreoferta”, advirtieron.

Desde su perspectiva, “la única manera de que el centro prospere en el ámbito comercial y de servicios es que los consumidores de toda la ciudad y de la zona metropolitana accedan fácilmente al mismo, lo que no se resolvió sino todo lo contrario: la accesibilidad se complicó”.

“La gente llega a los cascos históricos de todo el mundo mediante un sistema de transporte multimodal (de trenes, monorrieles, subtes, bicicletas y autos) que aquí no tenemos, salvo bicisendas, y un sistema de transporte que baja pasajeros en vez de subirlos, además de incentivos para que se compre en cercanía, lo que conspira contra el área central”, apuntaron.

Por último, vecinos y comerciantes pidieron que se retomen algunas obras públicas como “el plan de revitalización del casco histórico de 2014, relanzado en 2016, del cual no se realizaron obras emblemáticas: la plaza 25 de mayo y su entorno, que iba a tener nivelación de veredas, el entorno del hotel Savoy y del teatro La Comedia y la unión física de galerías céntricas con techos livianos, entre otras”, enumeraron.

También mencionaron que en 2019 el municipio anunció “el cambio del solado completo de la peatonal San Martín, desde Santa Fe hasta Mendoza. Nos presentaron hasta los planos, pero tampoco se realizó”, finalizaron.

fuente: lacapital.com.ar

Artículos Relacionados