Pecos Bill, el universo fantástico de los hobbies

por Casco Histórico Rosario

Desde el Periódico del Centro entrevistamos a Adrián Bonsembiante, titular de Pecos Bill Hobbies uno de los negocios pioneros de Galería Rosario que con sus 62 años de existencia aún permanece en el centro rosarino.

¿Desde qué año existe Pecos Bill?
Pecos Bill abrió sus puertas en julio de 1956, cuando inauguran la Galería Rosario, la primera galería de la ciudad, la cual coincide con la inauguración del Monumento Nacional a la Bandera.
A mi padre, le dan la medalla de inauguración del local que en ese momento estaba en la planta baja; 55 y 56.
Ahí le ponen “Juguetería Pecos Bill” que era la segunda que existente en la ciudad, junto con “Pinocho” que estaba en la famosa calle Córdoba, ó sea que había dos jugueterías para toda la ciudad.

¿Siempre se llamó Pecos Bill y estuvo en Galería Rosario?
Siempre estuvo en Galería Rosario en los locales antes mencionados, se llamaba “Juguetería Pecos Bill”. Lo que ocurríó fué que trabajando con mi padre, diversifiqué el rubro porque él vendía muchos juguetes
para nenas y nenes pero la parte de hobbies se mezclaba mucho con lo anterior, por lo que decidí en ese momento poner un local en planta alta pero dedicado solamente a hobbies. Le pusimos “Pecos Bill Hobbies”.-
Todo esto fue entre los años 1973 y 75.
En 1985 cuando fallece mi padre decido no continuar con la juguetería por lo que se cierran los locales de planta baja y mantengo el local de hobbies hasta el día de hoy.

Tu comercio es una pyme, ¿Cómo sobrellevaste décadas de altibajos económicos teniendo en cuenta la especificidad del rubro?
Bueno…últimamente me preguntan como a mi rubro le afecta esta situación y la verdad yo creo que las malas situaciones del país han golpeado a todos los negocios. Mucha gente piensa que lo primero que se deja es el hobbie porque es algo superfluo y no es comida, pero sin embargo tiene su clientela y en el comercio creo que es como en la vida, hay buenas y malas, hay que apostar siempre a lo mismo, es una idea muy personal.
Si yo hubiera bajado los brazos cada vez que acá hubo un colapso económico o como le quieran llamar Pecos Bill no estaría y no tendría la cantidad de años que tiene, que son 63.

¿Qué nos puede decir de sus clientes, qué perfil tienen? ¿Es verdad que los hobbies son sólo para jóvenes? ¿Qué hay de cierto en ello?
Los hobbies no son sólo para jóvenes, yo tengo mucha clientela de gente mayor. Desde 20 a 80 años, ¿porqué? Por ejemplo, el que se dedica al ferromodelismo o aeromodelismo es alguien que puede comprar cosas costosas, normalmente es la gente mayor. O sea, el hobbie es para jóvenes y mayores, abarca todas las edades; ocurre que gente joven queda enganchada de por vida con los hobbies o con el aeromodelismo, erromodelismo o con el Scalectric y para otros es una etapa que viven hasta los 14 o 15 años, donde cortan y posteriormente vuelven con sus hijos.
He visto pasar tres generaciones, es decir gente de 60 años que vienen con sus nietos.
El perfil no tiene necesariamente que ser adinerado, él lo siente como una verdadera pasión, es de alma.

Rosario creció en los últimos años como turismo receptivo, ¿su comercio se vio impactado por este fenómeno? ¿Viene el turista, el extranjero a consultar?
Sí. He notado que quienes más vienen últimamente y que suelen hacer grandes compras son gente de los alrededores; por decir algunos: Camilo Aldao, Cañada de Gómez, todos los que están alrededor, en un radio de 50 a 100 kms. Vienen mucho, a mi negocio, al ser muy especializado, tengo clientes que vienen de Buenos Aires, país, los fines de semana largos es cuando se nota que hay mayor afluencia de turistas. En ese sentido Rosario mejoró mucho.

¿Cómo vé el casco histórico rosarino? ¿Que vé de bueno y que mejoraría?
Con respecto a eso, me alegro que ahora estén tratando de mejorarlo a través de la gente del Casco Histórico porque en realidad acá en los últimos años no se lo ha protegido al área céntrica en lo más mínimo. Yo tomo el centro de la siguiente forma, como si el río se lo fuera comiendo, como cuando se come una barranca.
Antes, el tope del centro estaba en calle Laprida, luego en Maipú y ahora si no fuera por San Martín
que tiene sus bases en la Galería del Paseo, Banco Nación y el Mc Donald, se va corriendo cada vez más hacia Bv. Oroño. También, sería más que interesante para mejorar que los comercios se pusieran de acuerdo,
fundamentalmente las galerías para poder dar el servicio que dan los shoppings.
¿Y cómo se logra eso? Dándoles seguridad a través de la GUM y la Policía, porque si la gente viene al centro y no tiene seguridad, decide no volver.

Rosario se destaca por ser una ciudad de emprendedores, donde todos tenemos bien ganada esa mote de que todo lo que hacemos es por nuestro propio esfuerzo. En esta edición de Periódico del Centro, tuvimos la
oportunidad de entrevistar a Alba.

¿Cómo comenzaron ustedes? ¿Cual fue su primer negocio?
Nuestros comienzos fueron en Galería Rosario en el local 50 en el año 1993, hace ya 25 años. Siempre se llamó Giros ya que tengo una predilección por Fito Paez y de ahí viene el nombre y realmente el negocio fue girando, dando vueltas porque le fuimos buscando la orientación que las mujeres necesitaban. Nosotros empezamos con carteras y marroquinería, accesorios y después fuimos agregando hace unos años calzado y así fue girando y creciendo. Siempre estamos viendo qué poner nuevo, qué sacar, qué es lo que ya no va. Con José trabajamos hace 25 años juntos y estamos luchándola, no somos de los que se van y dejan, no, nosotros
estamos aquí constantemente, el que pase nos va a ver y encontrar.
Una de las características que tenemos los rosarinos tiene que ver con esto de dar trabajo, el comerciante
rosarino no es que sale con el dinero que ganó sale corriendo a comprar dólares o a hacer una especulación financiera sino que trata de ver si puede poner otro negocio o ampliar y eso genera trabajo.
Claro y así fue que hace 6 años abrimos “Bendita Góndola”, en la misma galería, generando trabajo. Buscamos
empleados que les guste trabajar, atender de buena manera al cliente, esa creo que es la diferencia que queremos marcar en todo momento. Nos compren o no nos compren siempre nosotros atendemos bien y que se sientan como en su casa.

Claro, porque además hay algo especial en la mujer que es el calzado…
Si, el calzado es muy especial para nosotras; yo todavía con mis años me agacho a abrocharles la hebilla a las señoras mayores, les ayudo a poner el calzado y me dicen que se acuerdan que antes atendían así en las zapaterías. Eso ya no existe, ahora te dejan la caja al lado y por ahí hasta se olvidan del zapato que te tenían que traer, en cambio yo me dedico mucho, lo hago por gusto, quiero ayudar y que las mujeres se vayan contentas.

¿Qué esperan de este diciembre, ya que es el mes donde se puede salvar del año?
Estamos preocupados, sinceramente. Nuestro mayor público son las empleadas de clase media como, nosotros, que cuando cobran gastan.
Tenemos clientas que son empleadas bancarias, secretarias, entre otras.
Antes venían y me decían que se compraban 2 o 3 pares de zapatos y ahora sólo compran uno. Por esa
razón esperando con ganas este diciembre.

Fuente: Casco Histórico – El Periódico del Centro

Artículos Relacionados